Cochabamba, lunes 17 de junio de 2019

Mario Aban y Paola Rojas apuestan por la fotografía innovadora

Ambos jóvenes realizan sesiones en paisajes naturales alejados de la ciudad, únicos y diferentes.
| TEXTO: NICOLE VARGAS | 09 jun 2019


























La fotografía es una de las expresiones de arte más utilizadas actualmente. En Cochabamba, este rubro se ha desa-rrollado a pasos agigantados los últimos años. Esto permitió que muchas personas puedan encontrar en ella una verdadera profesión a la cual dedicarse por completo. Entre ellos están Mario Aban y Paola Rojas, dos jóvenes fotógrafos reconocidos a nivel nacional.

Ella empezó a incursionar en la fotografía de forma empírica, por curiosidad, hace 12 años. No pasó mucho tiempo hasta que se dio cuenta de que era su pasión y decidió capacitarse para mejorar la parte técnica. Eso la llevó a estudiar en la Escuela de Ciencia y Arte.

Al principio fue complicado, debido a que era una de las primeras mujeres en Cochabamba en dedicarse profesionalmente a la fotografía, un área ocupada en su mayoría por hombres. En contraposición, Paola supo ganarse la confianza de las novias con las que trabajaba, generando, de esa forma, un ambiente cómodo y relajado. Desde entonces, las bodas son su especialidad.

Su compañero de trabajo y pareja es Mario Aban. Él es ingeniero comercial de profesión y tiene dos maestrías: una en Finanzas Corporativas y la otra en Recursos Humanos. Al principio, Mario trabajaba en su rubro, pero, cuando comenzó a salir con Paola se percató que le llamaba mucho la atención la fotografía y comenzó a hacerse parte de cada nuevo proyecto que emprendía Rojas. “Poco a poco me fue gustando y fui aprendiendo. Me di cuenta porque a medida que hacíamos sesiones ya participaba más. Le daba consejos y hacía algunas correcciones. Así empecé. Además, vi que trabajar de manera independiente era mejor”, dice Mario, quien ahora se volvió un especialista en los eventos sociales familiares.

Un punto importante para ambos es la capacitación constante, por ello se fueron a diferentes países como Brasil y México para aprender técnicas nuevas que les permitan estar a la vanguardia de la fotografía. Además, a nivel nacional, cada año toman cursos especializados.

Algo que caracteriza a Paola y Mario es su capacidad de innovación en la sesiones fotográficas. Ambos decidieron apostar por lo diferente y comenzaron a hacer producciones en exteriores, sobre todo en paisajes naturales alejados de la ciudad. Esto marcó la diferencia y los hizo acreedores del recono-cimiento de sus clientes.

“Hay que ver la personalidad de los novios, de acuerdo a ellos se hacen las cosas”, explica Mario. Entre las locaciones más excéntricas están el salar de Uyuni, Toro Toro e Incachaca. También sacaron fotografías bajo el agua, en lluvia o bajo cascadas.

A futuro, Mario y Paola planean abrir su propio estudio fotográfico, pero sin descuidar las sesiones en exteriores que tanto los caracterizan.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa