Cochabamba, martes 23 de julio de 2019

Rodrigo Quiroga, un bartender internacional

El joven cochabambino es un referente de la coctelería nacional y compartirá su conocimiento en un seminario internacional esta semana.
| TEXTO: NICOLE VARGAS | 12 may 2019

La coctelería profesional es una rama que cada vez se expande y cobra más fuerza en Bolivia. A pesar de ello, la formación profesional es dificultosa, por lo cual, los amantes de este rubro se dan modos para capacitarse constantemente. Uno de ellos es Rodrigo Quiroga León, un joven de 28 años que, en esta oportunidad, será parte del Seminario de Coctelería Internacional que organiza la empresa Olee.
El evento se realizará el 15 de mayo en El Portal y contará con la presencia de expertos internacionales de Brasil, Argentina y Colombia. Luego del taller se abrirá una espacio de intercambio y networking con varios  representates de diversas marcas posicionadas en la  industria coctelera.
Entre los temas a tratar este año se hablará sobre los bartenders en el siglo XXI, la coctelería como arte, coctelería latinoamericana y coctelería sustentable. Esta última área será impartida por Rodrigo, quien se         enfoca en crear conciencia sobre el impacto ambiental que se puede tener, a partir de la preparación de tragos, y cómo se puede aplicar en Bolivia. Además, habrá un chef que explicará técnicas de maridaje

Rodrigo comenzó en el rubro de los cafés y el servicio de bares. Pronto se dio cuenta de que quería profundizar más la coctelería y tomar eso como una carrera. De ese modo, se fue a estudiar a Buenos Aires. “Aún, hoy en día, no toman en serio el tema  de la coctelería como algo profesional”, explica.
Su paso por bares fue diverso. Comenzó a aplicar todos sus conocimientos hasta que decidió abrir su propio taller el 2015 bajo el nombre de  R Bar Consultting, donde da cursos completos de barten-der y coctelería molecular y tiki. Parlalelamente, comenzó a dar clases en la Universidad Nelson Mandela y Univalle en la carrera de Gastronomía.
“Hay suficiente campo laboral, pero el bartender es mal pagado. La formación es más complicada porque no hay muchos talleres de capacitación acá”, cuenta.
A pesar de esos impedimentos, Rodrigo se desempeña feliz y busca seguir mejorando. “Lo lindo es que puedes tomarlo como una profesión para desempeñar de forma paralela a otras actividades. Además, te ayuda a relacionarte en diferentes áreas y te permite crear”, finaliza Quiroga.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa