Cochabamba, martes 21 de mayo de 2019

¿Por qué los grupos de Whatsapp crean ansiedad?

Hay maneras de abordar el excesivo envío de mensajes por esta aplicación que genera ciertos problemas de estrés entre los miembros. 
TEXTO: ELISABETH SHERMAN FOTO: ocdn.eu F | | 10 mar 2019



N o me caracterizo por ser alguien accesible a través de mensajes. Tiendo a dejar el celular en silencio porque el agudo tono cada vez que me llega un mensaje hace que eche humo por las orejas.

Desearía poder silenciar todas las notificaciones de mis contactos (lo siento mamá, papá y todas las personas que me importan, pero comunicarme con ustedes me da muchísima ansiedad). Obviamente, eso no es posible.

Sin embargo, silencio las cadenas de mensajes con más de tres personas y eludo por completo los grupos familiares. Es un gesto pequeño, pero retirarme de esas conversaciones grupales me tranquiliza, incluso aunque a veces me sienta excluida y sola, por no hablar del sentimiento de culpa por hacer sentir a mi familia que son una molestia.

He descubierto que ignorar a mi familia por mi propia salud mental puede ser terapéutico. Los teléfonos inteligentes parecen estar causando más problemas que bene-ficios: estos dispositivos han abierto un universo de nuevas opciones para que la gente (y no solo nuestra familia) nos moleste.

Un estudio de la Asociación Estadounidense de Psicología de 2017 reveló que comprobar constantemente los emails y los mensajes de texto contribuye significativamente a nuestros niveles de estrés (...).

"RELACIONES MÓVILES"

En un artículo para Psychology Today de 2014, la psicóloga social Theresa DiDonato, de la Universidad Loyola Maryland, EEUU, escribió que mandar mensajes cons-tantemente puede crear "un ciclo de mantenimiento de relación móvil", según el cual "los individuos sienten una dependencia excesiva" que puede llegar a violar tu sentido deprivacidad y autonomía.

El acto inocuo de enviar mensajes de texto puede, por lo tanto, tensar los lazos estrechos entre los seres queridos e incluso crear sentimientos de resentimiento hacia personas probablemente bien intencionadas, pero que desconocen el costo que una comunicación excesiva puede tener en tu psicología.

Si mandar mensajes "comienza a resultarte frustrante o estresante, o si te sientes saturada o atrapada por ello, es un buen indicador de que necesitas poner límites", me dijo Dana Gionta, una psicóloga clínica en Connecticut, EEUU.

Para la mayoría de la gente, dice ella, un aluvión de mensajes de texto lleva a una inoportuna -e incluso molesta- distracción.

Eso se aplicaría a los mensajes de cualquier persona, pero los de la familia son especialmente molestos porque van unidos a un sentimiento de obligación. La presión de responder a un familiar puede pesar sobre ti mientras tratas de ejecutar otras tareas. Si recibes una serie de mensajes (no urgentes) de tus seres queridos, probablemente sentirás que debes leer cada uno de los mensajes para actualizarte con la conversación.

DECLARACIONES ASERTIVAS

El resultado es lo que Mark Dom-beck, un psicólogo de California que ha escrito ampliamente sobre establecer límites y comportamientos asertivos (en lugar de agresivos), llama una "carga cognitiva" que puede ser difícil de asumir en medio de otras responsabilidades (...).

Hay maneras amables de abordar el tema de los mensajes de texto sin ofender a tu familia. Puede que tengas razón en sentirte irritado si usan el chat como si fuera una invitación a la comunicación constante, pero es vital que no reacciones o respondas cuando estés molesto o enojado.

"Cuando la gente entra en nuestro territorio y son poco respetuosos, tienes derecho a defenderte", explica Dombeck.

La asertividad es "la piedra angular, el punto de equilibrio" entre la agresión y la pasividad. Pero al contrario que la agresión, la aserción no proviene de un lugar hostil. En lo que respecta a pedirle a tu familia que deje de enviarte mensajes, eso se traduce en ser directo y firme. "Por favor, escríbanme solo para emergencias", es el tipo de lenguaje que él sugiere.

Mientras expongas tu parte con calma y amabilidad, no deberías sentirte en deuda con alguien que te hace sentir culpable o te obliga a participar en cadenas de mensajes que te producen estrés. l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa