Cochabamba, sábado 20 de abril de 2019

Museo muestra parecido entre humanos y canes

A través de una pantalla interactiva con reconocimiento facial, el visitante se toma una fotografía y descubre su “pedigrí”.
NUEVA YORK/EFE Twitter: @DiarioOpinion | | 09 feb 2019


Una pantalla interactiva que le dice a qué raza de perro se parece más es una de las sorpresas que esconde el Museo del Perro, que ayer abrió sus puertas en Nueva York (EEUU).

En el lugar también se puede encontrar cuadros de la época victoriana del siglo XIX, carteles de películas protagonizadas por mascotas, como “Lassie” y “Babe”.

En total son seis pantallas digitales interactivas que le enseñan al visitante cómo entrenar a su perro y el origen, la historia y características de todas las razas.

La más llamativa es la que incluye reconocimiento facial. Solo se requiere tomar una fotografía para saber cuál es el “pedigrí”. En otra pantalla de gran tamaño, “Mollie”, una perra virtual, enseña a educar a una mascota para hacer que ladre, recoja una pelota o se siente.



CUADROS Según el director de recursos culturales del centro, Alan Fausel, también se tienen cuadros de gran valor histórico.

Está el retrato de una San Bernardo de 1896, inmortalizada en un lienzo de grandes dimensiones por la pintora británica estadounidense Maud Earl (1864-1943) y es una de “nuestras piezas favoritas”. Con la cabeza erguida y bajo el título “Escucho una voz”, la obra refleja la labor de estos perros en las altas cumbres de los Alpes. También se encuentran los cuadros del británico Edwin Henry Landseer (1802-1873), “un incomparable pintor de perros y el artista favorito de la reina Victoria de Inglaterra (1819-1901)”, y el retrato canino de 1990 de Millie, la springer spaniel del expresidente estadounidense George Bush y su esposa, Bárbara Bush, recostada en el jardín sur de la Casa Blanca junto a una pelota roja. La perra presidencial saltó a la fama en el año en el que fue inmortalizada por protagonizar el libro “Millie´s Book”, escrito por la primera dama, y que aborda la vida en la Casa Blanca.

En definitiva, resume el responsable, “la mayoría de los cuadros son de la época dorada de la pintura de perros (1840 y 1940), aunque también hay obras contemporáneas”, así como fotografías, estatuas y carteles de películas.

El museo esconde algunos otros detalles como un collar de la segunda guerra mundial con un compartimento para mensajes desde el frente, o una vitrina dedicada a la memoria de Smoky, una diminuta yorkshire terrier que el soldado estadounidense William A. Wynnese se llevó como compañía a la Segunda Guerra Mundial y el exoesqueleto de Belgrave Joe, un fox terrier muerto en 1888 y considerado el padre de la estirpe de los fox terrier de pelo liso.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa