Cochabamba, domingo 20 de enero de 2019

Michelle Bolsonaro: ¿quién es la primera dama del Brasil?

Bastante discreta, de inquebrantable fe religiosa, de orígenes humildes y 25 años menos que Jair Bolsonaro.
TEXTO: NATASHA PENTIN EL ESPECTADOR | | 06 ene 2019



La esposa de Jair Bolsonaro, de 38 años, hizo su primera intervención pública en lenguaje de señas. Dejó claro que su prioridad serán los programas sociales y la ayuda a los más necesitados del país.

Michelle de Paula Firmo Reinaldo, de 38 años, se convirtió en la primera dama de Brasil. Entregó su primer discurso en el Palacio de Planalto, durante la posesión de su esposo, Jair Bolsonaro, quien recibió el mando presidencial de parte de Michel Temer. Ella rompió protocolo porque lo hizo en lenguaje señas para sordomudos, algo nunca visto en este tipo de ceremonias. Demostró que es una mujer de pulso firme pero su forma de ser y su tono melódico contrasta con el estilo marcial de su marido. Pero, ¿quién es ella?

SU INFANCIA

Nació en 1980 en Maria das Graças Firmino y Vicente de Paulo Firmino en Ceilândia, en la periferia de la capital federal Brasilia. Es la primera de los tres hermanos. Michelle tiene un origen humilde y es de ascendencia portuguesa, indígena brasileña y afrobrasileña.

Fue en esta empobrecida ciudad donde creció que Michelle escuchó su "llamado" para dedicarse a proyectos sociales y se convirtió en una asistente de los cultos de una pequeña iglesia Adventista de la región.

Se inscribió en la universidad como es- tudiante de farmacia, pero nunca tomó las clases. En cambio, para ser financieramente independiente, trabajó como vendedora en un supermercado e hizo pequeños servicios en una empresa de animación de fiestas infantiles.

Su padre es un conductor de autobús jubilado, cuyo apodo, "Paulo Negão", se hizo notorio debido a su uso en discursos por parte de Jair Bolsonaro, quien lo utilizó para defenderse contra acusaciones de racismo.

SU VIDA LABORAL

Cuando tenía 27 años, Michelle tomó un camino diferente y logró un puesto en el Congreso como secretaria. Allí, en 2007, conoció al diputado Jair Bolsonaro, 25 años mayor que ella.

Durante los 14 meses en los que actuó como funcionaria de la Cámara Baja, Michelle vio su sueldo triplicar. El 29 de agosto de 2008, el Tribunal Federal Supremo prohibió la contra-tación de familiares hasta el tercer grado en administración pública.

La relación le costó el empleo de Michelle, y fue despedida de su cargo por tratarse de un caso de nepotismo en la administración pública.

LA ESPOSA DE BOLSONARO

Se casaron oficialmente el 21 de marzo de 2013 en la casa Alto de Boa Vista, Rio de Janeiro. La ceremonia fue conducida por el pastor Silas Malafaia, uno de los líderes de la Asamblea de Dios Victoria en Cristo, de la cual Michelle Bolsonaro fue un miembro activo hasta 2016.

Es la tercera esposa de Jair Bolsonaro y tienen una hija, Laura, de ocho años. Ya ella tuvo una hija más de una relación anterior, Leticia Aguiar, de 16 años.

El conservador Jair Bolsonaro, de 63 años, se casó y divorció dos veces antes de encontrar a Michelle, y tuvo cuatro hijos en esos matrimonios previos. De hecho, Michelle esperaba ser madre de nuevo después de casarse con Bolsonaro y por eso él revirtió su vasectomía en el Hospital Central del Ejército.

Ella también tuvo que dejar su humilde vivienda en las afueras de Brasilia para mudarse a la residencia de su marido en un barrio de Río de Janeiro, donde intensificó sus trabajos voluntarios en la iglesia evangélica y con personas en condición de discapacidad.

Incentivada por su madrastra aprendió el lenguaje de señas, al que dio gran visibilidad durante la campaña electoral. Todos los domingos, actuaba como traductora de los cultos evangélicos de la Iglesia Batista Atitude, en la zona oeste de la capital fluminense, para sordomudos.

Dijo, en una entrevista: “Tengo mucho amor por esa comunidad”. Eso dio gran visibilidad durante la campaña electoral, y se involucró en intensas labores para la visibilidad y la mejora de la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Durante la campaña electoral ella no hizo muchas apariciones públicas. El pastor evangélico Silas Malafaia, quien celebró la unión de la pareja, explicó que le gusta "trabajar tras bastidores".

Su primera apariencia en público durante la propaganda electoral ocurrió el 25 de octubre de 2018, tres días antes de la segunda ronda de la elección 2018 entre Bolsonaro y Fernando Haddad.

COMO PRIMERA DAMA

Con la victoria de Bolsonaro, la pareja deberá abandonar su residencia en Río de Janeiro para instalarse de vuelta en Brasilia. El plan de Michelle es participar en un gran número de programas sociales del Gobierno y demostró su voluntad de hacer “misiones en el nordeste de sertão” y ayudar el pueblo de los ribereños y sus pueblos tradicionales.

En las pocas participaciones públicas que Michelle Bolsonaro ha hecho, ha dicho que aprendió a "no negar agua ni comida a nadie" y en general se define como alguien dedicado a las personas en condición de discapacidad.l



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa