Cochabamba, sábado 15 de diciembre de 2018

Francia quiere alejar a los bebés de las pantallas

Los padres usan los celulares delante de sus hijos o dejan el televisor encendido ininterrumpidamente en su presencia, sin considerar que esa exposición afecta el desarrollo psicomotor.
ANTONIO TORRES DEL CERRO/ PARÍS/ efe | | 06 dic 2018





Francia quiere proteger a los bebés de móviles, tabletas y televisores con un etiquetado en los embalajes que advierta de los problemas psicomotores que los más pequeños pueden sufrir por un exceso de exposición a estas pantallas.

Una proposición de ley, ya aprobada en el Senado, pero que aún debe ser votada en la Asamblea Nacional, busca obligar a los fabricantes de esos dispositivos a que incluyan un aviso sobre los riesgos para el desarrollo psicomotor durante la primera infancia (de 0 a 3 años).

"Hay cuatro competencias básicas que se desarrollan durante esa edad: la motricidad, el lenguaje, la mímica y la atención. Y las cuatro resultan afectadas por la larga exposición a las pantallas", explicó en declaraciones a EFE el psiquiatra Serge Tisseron, quien participó en la elaboración de la propuesta legislativa.

Su promotora es la senadora del partido centrista UDI Catherine Morin-Desailly, quien impulsó la iniciativa alarmada por el aumento de niños con problemas asociados a su temprano contacto con las nuevas tecnologías.

"Personalidades médicas, investigaciones, estudios, incluso realizados en el extranjero, apuntan a que las pantallas presentan un problema. Si a los adultos nos afecta, imagine al cerebro de los más pequeños", comentó Morin-Desailly, quien desde hace un lustro estudia el impacto de las tecnologías en Francia.

El texto de la senadora ha pasado la primera etapa, al ser aprobado en la cámara alta por una gran mayoría. En su elaboración, se encontró con la fuerte oposición de los representantes del sector tecnológico y de los juegos digitales, inquietos también porque otros países adopten medidas similares.

"No hay nada sorprendente. Sucedió igual con la industria alimentaria hace diez años al aprobarse una ley (Bachelot) que avisaba de los efectos nocivos del azúcar para los niños", recordó.

Morin-Desailly dijo temer más que esas presiones el escepticismo de algunos miembros del Gobierno de Emmanuel Macron para los que la propuesta de ley no tienen suficiente fundamento científico.

"No sé qué hay de malo -adujo- en que cuando compras un ´iPhone´ un anuncio avise: ´evite que su hijo menor de tres años se exponga a las pantallas de manera repetida´".

La iniciativa parlamentaria, que previsiblemente será sometida al voto de los diputados en 2019, prevé también la organización de campañas de sensibilización anuales financiadas por el Gobierno.

Aunque aún faltan más estudios científicos sobre el asunto, pedagogos, pediatras o psiquiatras respaldan la propuesta de ley por el efecto de correlación que han constatado.

Tisseron, una eminencia en psiquiatría infantil en Francia, es pionero en pilotar trabajos sobre las consecuencias de las pantallas en los menores de tres años.

Su posición es que aunque los bebés "siempre pueden recuperar ese retraso" psicomotor, se corre el riesgo de que el niño tarde en adquirir esas cuatro competencias o lo haga de "forma desigual".

Razones para evitar los celulares

Los bebés pueden mirar fijamente a los colores brillantes y al movimiento en la pantalla, pero sus cerebros no son capaces de discernir o darle significado a todas esas extrañas imágenes. Toma por lo menos 18 meses al cerebro del bebé poder desarrollarse al punto de entender que los símbolos de la pantalla representan o tienen un equivalente en el mundo real. A decir de los pediatras consultados por www.elhorizonte.mx, lo que los bebés y los niños pequeños necesitan más para aprender es la interacción con las personas que los rodean. Las aplicaciones les pueden enseñar a puntear, tocar y a pasar los dedos por la pantalla, pero los estudios de investigación nos dicen que estas destrezas no se traducen al aprendizaje del mundo real. 

Los estudios sugieren que el poner a los bebés menores de 18 meses frente a las pantallas de manera regular, tiene efectos negativos durables en el desarrollo del idioma, destrezas de la lectura y memoria a corto plazo del niño. También puede contribuir a generar problemas con el sueño y la atención. Los especialistas exhortan a fijar límites, y no excederse con el tiempo en el que los pequeños tienen contacto con el mundo digital.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « SALUD »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa