Cochabamba, martes 20 de noviembre de 2018

Moho en los alimentos: ¿Es seguro retirarlo y comer el resto?

¿Cuántas veces encontraste la fruta enmohecida y quizá para no botarla a la basura, retiraste  la parte dañada y seguiste comiendo.  fabricante?.
| | 04 nov 2018

Un grupo de frutillas cubiertas por moho.

Cuántas veces te has preguntado: ¿lo boto o me lo como?, cuando al reabrir un bote medio olvidado de salsa de tomate o de mermelada encontraste una pelusilla grisácea sobre la superficie. Los mohos son hongos microscópicos que se alimentan de materia animal o vegetal.

Lo que ves -de color verde, azul, blanco, gris o marrón- son solo las esporas de esas decenas de miles de hongos diferentes.

Por debajo hay tallos y raíces, que crecen en el alimento. Entonces, ¿es seguro retirar el moho y comer lo que queda? Depende. Algunos tipos de hongo son más peligrosos que otros. Sorprendentemente, el servicio de Seguridad Alimentaria e Inspecciones (FSIS) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos tiene información y recomendaciones sobre qué hacer.

Si un alimento presenta mucha cantidad en la superficie, las raíces habrán penetrado profundamente. “Cuando el moho crece pueden profundizarse en el alimento y estar contaminado", informó el FSIS.

Algunos de ellos pueden causar reacciones alérgicas y problemas respiratorios y otros, en las condiciones adecuadas, pueden generar micotoxinas, es decir sustancias venenosas para el organismo.

En términos generales, como una regla sin matices, se podría decir que los mohos verdes y blancos tienden a ser inofensivos, mientras que los marrones deberían ser evitados. Pero hay excepciones: algunos mohos verdes o blancos sí pueden producir toxinas y no se puede pueden identificar o distinguir a simple vista. Por ejemplo, los mohos que se utilizan para la fabricación de quesos son seguros.

¿QUÉ PUEDES CONSUMIR?

1. Salame duro o jamón curado seco: en el caso del primero es normal que crezca moho.

2. Queso duro: solo corta la parte verdosa, pero no al ras, sino aproximadamente medio centímetro por debajo del moho.

3. Frutas y verduras: las que tienen bajo contenido de agua como el repollo, pimiento y zanahoria, solo hay que cortar las partes contaminadas.

¿CUÁLES NO COMER?

1. Salchichas: las bacterias, que son invisibles al ojo humano.

2. Frutas y verduras blandas: como el durazno, la mandarina o naranja es mejor botarlos a la basura.

3. Guisos y pastas: este tipo de moho es peligroso. Directo al basurero.

4. Pan y productos horneados: si una rebanada de pan está con moho es probable que las demás también estén contaminadas.

5. Yogur, queso crema o rayado: un punto de moho en este tipo de producto podría propagar las toxinas de forma muy fácil y, si por error lo consumiste, podría provocarte molestias, como náuseas o diarreas. Lo mismo en el caso de mermeladas y salsas.

6. Frutos secos: el maní es uno de los alimentos con más probabilidades de desarrollar los mohos que producen las toxinas más peligrosas: las aflatoxinas. Otros alimentos que recomiendan descartar son los fiambres, tocino, carnes cocinadas y granos cocinados.



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « REVISTA ASí »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa