Cochabamba, martes 20 de noviembre de 2018

Violencia y desempleo motivaron la fuga de Honduras hacia EEUU

Aunque centenas desistieron de continuar, miles llegaron hasta México y les resta más de 2 mil kilómetros, del total de 2.600, para llegar al país del sueño americano.
AGENCIAS Twitter: @DiarioOpinion | | 04 nov 2018

Los migrantes hondureños emprenden su salida hacia la ciudad de Tapachula, el 21 de octubre.



La fuga de Honduras rumbo a Estados Unidos en busca del sueño americano tiene como causas la violencia y el desempleo. Buscan cumplir el sueño americano, con trabajo y dinero para tener mejor calidad de vida.

Hay dos caravanas que salieron desde el país hondureño. Aunque, más de 4 mil dieron marcha atrás y retornaron a Honduras; miles de migrantes, entre adultos, jóvenes y niños, están en suelo mexicano y les falta como 2 mil, del total de 2.600, para llegar a la frontera estadounidense. Existe hermetismo sobre quién convocó la marcha.

No existe un registro oficial de cuántos hondureños abandonaron. Según las Naciones Unidas, una caravana de 7 mil personas partió el 13 de octubre de la ciudad de San Pedro Sula (norte hondureño). Un segundo grupo, de unos 2 mil migrantes, entró a México el 29 de octubre desde Guatemala, según EFE. En el avance de la marcha se registraron conflictos y hasta muerte, cuando se enfrentaban a la Policía en la frontera entre Guatemala y México.

Decenas de niños y bebés ocupan la primera línea de la larga columna de migrantes en la que hay desde agricultores, panaderos y algunos profesionales hasta amas de casa y estudiantes, según Clarín.

Las personas huyen de la pobreza y la violencia en su país. Con una tasa de homicidios de 43 por cada 100 mil habitantes, Honduras es considerado como uno de los países más violentos del mundo principalmente por la operación de las pandillas y la incursión del narcotráfico, una situación que impera también en Guatemala y El Salvador. Además, el 68 por ciento de los nueve millones de habitantes en Honduras vive en condiciones de pobreza. La mayoría culpa al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, de no acabar con los problemas sociales. Se escapa “de la violencia, de los altos costos de la canasta básica de nuestro país, del alto costo de la energía y de los altos costos del agua”, dijo uno de los organizadores de la caravana en la frontera con México. Para Karen Valladares, directora del Foro Nacional de Migraciones de Honduras, la inseguridad, la violencia y el desplazamiento interno es “una realidad palpable” en el país.

DESEMPLEO

Entre los migrantes hay historias comunes de falta de dinero para susbsistir en su país. Argumentan que ese es el motivo para salir porque no pierden nada.

El presidente del Colegio de Economista de Honduras, Julio César Raudales, explicó a BBC Mundo que durante los últimos años, Honduras reportó un crecimiento económico. Desde el inicio del Gobierno de Juan Orlando Hernández en 2014, se logró reducir el déficit fiscal. Se promovió, además, un aumento del salario mínimo, que ronda los 400 dólares, el más alto en la región después de Costa Rica.

Sin embargo, Raudales aclaró que este panorama económico no supo reflejarse como una mejora de vida del hondureño de pie. “Hay una diferencia muy grande entre el crecimiento del PIB y el ingreso per cápita”.

De acuerdo con un reporte de junio pasado del Banco Mundial, Honduras es el país más desigual de Latinoamérica y, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el desempleo abierto está por encima del 7 por ciento , una cifra que, históricamente, no superaba el 4 por ciento . El subempleo, ronda el 42 por ciento y la pobreza afecta a casi la mitad de la población.

El especialista agregó, además, que la inversión privada en el país es “bastante débil” y se generan pocos puestos de trabajo. La mayoría de los trabajos están en el sector informal.

VIOLENCIA

Honduras fue por años uno de los países más violentos del mundo. Algunas de sus ciudades, como Tegucigalpa y San Pedro Sula, se encontraban entre los lugares con mayor número de homicidios en el planeta, superior, incluso, a los índices de países en guerra, según BBC Mundo.

Raudales explicó que hace cuatro años, la tasa de homicidios por día era de unos 80 muertos por cada 100 mil habitantes. Ahora, esa tasa redujo, pero sigue siendo elevada, “es de más de 40 por cada 100 mil habitantes”.

La media mundial para países que no están en guerra es de 12 muertes cada 100 mil habitantes.

Entre los migrantes hay niños que viajan solos. La subsecretaria mexicana de Gobernación, Mercedes del Carmen Guillén, afirmó que esto deriva en buena parte de la violencia que prevalece en Honduras, según Univisión y EFE.

De acuerdo con la funcionaria, los niños hondureños emigran para alejarse de los altos niveles de violencia en su país.

“Honduras está viviendo una temporada completamente difícil y especial. San Pedro Sula, que es la zona de donde viene la mayoría de los niños, está siendo afectada por una ola de violencia; es la zona más violenta del mundo, con 97 homicidios por 100 mil habitantes”.

Los migrantes manifestaron que a los niños y adolescentes les queda solo huir de su país o hacerse parte de las pandillas que gobiernan en algunas zonas.

Entre mayores y menores, embrazadas, enfermos, la caravana sigue, entre cerros y ríos; y sufre las inclemencias del tiempo y hasta la represión. La tarde del 28 de octubre, los migrantes se enfrentaron a la Policía en la frontera entre Guatemala y México, luego de haber derribado la valla que separa a ambos países. Ahí se registró una muerte.

En sus lugares de descanso y a su paso por diferentes poblados, reciben apoyo en salud, ayuda en alimentos, medicamentos y hasta ropa regalada.

ESTADOS UNIDOS

La caravana está a unos 2 mil kilómetros de la frontera entre México y Estados Unidos.

El embajador de Honduras en México, Alden Rivera, manifestó que las posibilidades de que los inmigrantes puedan cruzar a Estados Unidos, su principal objetivo, son muy escasas porque la frontera “estará militarizada”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que habrá 15 mil soldados.

El asesor presidencial estadounidense John Bolton dijo a EFE que las caravanas de inmigrantes centroamericanos que se encuentran en México y se dirigen hacia la frontera sur del país no son una forma “aceptable” de ingresar a su país.

El asesor indicó que hay “muchas oportunidades” de negociar con Honduras, Guatemala o El Salvador para atajar este tipo de situaciones, pero que tienen que “tomarse en serio” un tema que es de “seguridad nacional” para Estados Unidos.

Sobre las críticas recibidas por el presidente Trump de anunciar el envío de militares a la frontera ante la llegada de los inmigrantes días antes de las elecciones del próximo día 6, Bolton dijo que el mandatario está siendo “injustamente criticado” y pidió ver el tema desde una “perspectiva más amplia”.

“No es simplemente inmigración ilegal, es tráfico de personas, tráfico de drogas, son potenciales terroristas entrando, es un potencial de armas de destrucción masiva, es una cuestión de soberanía. Así que hay muchos asuntos muy importantes en juego”.

Dinero

Muchos migrantes piden monedas en los lugares por donde pasan. Otros cambian los últimos billetes que ganaron en Honduras para subsistir.

2

Caravanas

Una primera caravana partió de la ciudad de San Pedro de Sula de Honduras el 13 de octubre rumbo a Estados Unidos, en busca del sueño americano.

Un segundo grupo llegó después.

61 por ciento

Incremento de ingresos

De acuerdo con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés), durante el último año se reportó un incremento de 61 por ciento en ingresos irregulares de hondureños a ese país.

Ellos deben migrar en avalancha

Óscar Martínez

New York Times

Periodista de El Faro

La multitudinaria caravana de migrantes centroamericanos que empezó en Honduras ya atravesó tres fronteras. Solo le queda la estadounidense.

Desde que un grupo de cientos de personas salió de la ciudad hondureña de San Pedro Sula el 12 de octubre, la masa humana no ha parado de engordar a medida que avanza.

A plena luz del día atravesaron el estado de Chiapas, uno de los tramos de México más peligrosos para los indocumentados de Centroamérica en la última década (...).

Entre analistas, académicos, periodistas y debates públicos han circulado ideas acerca de que este impulso de salir en avalancha no es espontáneo, de que se trata de centroamericanos pobres manipulados por intereses políticos ocultos. Algunos sostienen que el origen de la caravana es Donald Trump, para demostrar a México que tiene que aceptar el acuerdo de tercer país seguro, que consiste en que si un centroamericano cruza México sin pedir asilo ya no puede hacerlo en Estados Unidos.

Otros dicen que esto salió del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y su necesidad de desviar la atención de la brutal represión en su país. Otros dicen que la oposición política del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, quiere desprestigiarlo. Son teorías sin pruebas.

Los que ven esta romería como una oportunidad más para explicar juegos políticos sucios pierden de vista lo que realmente simboliza el éxodo.

Los nadies de Centroamérica dejan al desnudo a sus países. Sin la ayuda de sus gobiernos, miles decidieron buscar una mejor vida para ellos y los suyos o, en muchos de los casos, simplemente buscar vida (...).

Los hondureños no solo huyen de la violencia, sino también de la desigualdad extrema: 60 por ciento de sus habitantes viven en pobreza (...).



TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

MÁS NOTICIAS DE « INFORME ESPECIAL »:

Opinión en Twitter
Opinión en Facebook
Portada Impresa