Cochabamba, Bolivia, Jueves 9 de febrero de 2012
Editorial

Informe sobre la pobreza en Bolivia

VOTAR
  • Actualmente 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
RESULTADO
  • Actualmente 0
Compartir
09/02/2012 | Ed. Imp.

Planes.

La pobreza es exclusión social porque en realidad importa marginación. Son urgentes planes que velen por la subsistencia productiva y permanente de millones de personas.

Un reciente informe difundido por el Sistema de Naciones Unidas en Bolivia y el Ministerio de Planificación, señala que aún viven en extrema pobreza 7 millones de bolivianos y que el número de pobres moderados ha disminuido de 5,7 millones de personas a 5,2 millones entre 2005 y 2009.

El estudio sostiene que los últimos años ha sido un periodo importante para la mejora de las condiciones de vida de la población boliviana, pero también identifica importantes retos para dar continuidad a ese progreso. Los datos dejan un margen para la esperanza en relación a determinadas políticas que se están ejecutando, aunque a pesar de los avances, Bolivia se encuentra lejos de los promedios de pobreza extrema en América Latina que tienen un porcentaje de 13,3 por ciento .

La pobreza en países como Bolivia es estructural y para vencerla no existe otro camino que la ejecución de planes gubernamentales que tienen que ver con la creación de fuentes de empleo y de mejorar las condiciones de vida de las personas. En el área rural la extrema pobreza es la más alta y según las estadísticas el año 2009 alcanzó un índice de 48,1 por ciento . Estos datos señalan que las acciones para combatir la pobreza extrema deben estar dirigidas a las poblaciones en el campo.

El fomento a la producción agrícola en las áreas rurales, que tiene que ver con políticas sociales y económicas dirigidas a este sector, es escaso y la producción agrícola languidece.

Esta actividad como se sabe, es uno de los rubros más complicados y por ello algunos países desarrollan políticas de incentivo e incluso de protección estatal. Aquí sigue casi en el abandono y esto se evidencia en zonas del occidente donde las faenas se desarrollan sin ninguna tecnificación ni conocimiento. Seguramente que los índices de pobreza extrema corresponden en mayor medida a los valles de Cochabamba, Chuquisaca y desde luego a las zonas del altiplano donde la depauperación no cambia desde hace años.

Siendo la pobreza una situación o forma de vida que se origina en la imposibilidad de acceso o carencia de recursos para satisfacer necesidades básicas humanas, existe al mismo tiempo un desgaste progresivo de la calidad de vida de las personas. Es fácil percibir las condiciones de pobreza en la que viven enormes sectores campesinos de comunidades rurales alejadas de los centros provinciales, donde no existen formas estables de percibir ingresos económicos para lograr alimentación continua y del mismo modo no hay asistencia sanitaria, acceso al agua potable y otros servicios básicos, lo que caracteriza también la denominada pobreza extrema.

La pobreza en sus diferentes formas es una manera de exclusión social porque en realidad importa marginación. Los grandes contingentes de personas que agobiadas por la falta de condiciones de vida y sobrevivencia emigran a las ciudades engrosando los anillos de miseria urbana, no son otra cosa que seres marginados y excluidos de los procesos sociales y planes de desarrollo.

Estos planes que son perentorios deben buscar para superar cualquier tipificación de pobreza, la subsistencia de las personas a través de proyectos permanentes de empleo y producción en el área urbana y rural, a la par de las obras de desarrollo, como caminos, electricidad y otros servicios imprescindibles. Estos son desafíos pendientes.

no se encontro el archivo






Copyright © 2003-2014 Opinión. Todos los derechos reservados.